El espejo de las relaciones

Los humanos somos animales sociales, nos gusta, por lo general, unirnos y compartir, relacionarnos los unos con los otros... y es a través de estas relaciones como podemos acabar aprendiendo mucho de nosotros mismos, el espejo de las relaciones es la herramienta más sencilla y más útil para el crecimiento personal y la consecución de una visión y una forma de vida más amorosa con el mundo, del cual formamos parte.

Desde el primer segundo en este mundo establecemos una relación que nos une a un grupo y nos separa de otro, nacemos en una familia y pertenecemos a ella, y no a otra para toda la vida... nacemos en un lugar concreto, con una cultura concreta, con unas creencias concretas... y nos separamos del resto de culturas; pero solo a través de la relación con el otro podemos existir... es a través de las relaciones que encontramos nuestro propósito. Es curioso ver la dualidad del mundo en el que vivimos, como hace que lo uno no pueda existir sin lo otro, primero nos separamos para después poder volver a unirnos como iguales...

Por que en mi opinión, este es el kit de la cuestión, en este mundo-matrix-de ilusión, recreamos la separación y a través de nuestras relaciones tomamos conciencia de que esa separación, nunca fue, ya que a través del otro, solo nos vemos a nosotros mismos y así existimos.

Esta más que demostrado que los humanos, igual que todo lo demás, tenemos un campo magnético que resuena constantemente con lo que le rodea, y atrae y se siente atraído, por todo aquello que resuene a la misma frecuencia, que viene determinada en nuestro caso, por nuestros pensamientos, emociones y creencias. El 97% de nuestra vida la vivimos desde el inconsciente...

La realidad es que no vemos el mundo como es sino que lo interpretamos, los ojos nos engañan y la mente consciente no es capaz de captar toda la información, la mayor parte de ella va al inconsciente y desde allí es procesada de forma automática, a través de programas, luego la mente consciente inventa toda una historia para que concuerde con su lógica...por eso, cada uno ve un partido de fútbol diferente aunque en realidad sea el mismo... 

No hace falta irse al Tibet para conocerse a uno mismo, ni hacer nada en especial... Lo único que se te pide es que te mantengas consciente, que dejes de hacer juicios y te veas en el otro siempre, entendiendo que el otro siempre eres tu mismo, ofreciéndote una oportunidad de unirte en vez de separarte, de aplicar el verdadero perdón, que consiste en que que no hay nada que perdonar, porque el otro y tu sois lo mismo, en apariencia hay dos pero la verdad es que solo es uno.

Algunas preguntas que podrían ayudar son:

  • Si tengo relaciones con personas que despiertan en mi sensaciones desagradables...¿Que relación tengo conmigo mismo? ¿Como me hablo a mi mismo? ¿Que me permito? ¿Que me aportan estas relaciones? ¿Que resistencia/apego tengo a soltar ciertas relaciones? 
  • Si he vivido una relación o situación esporádica que me ha causado malestar por algún motivo...¿Cual a sido el juicio hacia esta persona o situación? ¿Que pensamientos han alimentado ese malestar? ¿Podría permitirme verlo desde otro punto de vista?¿Puedo permitirme reconocer que no tengo toda la información que rodea a esta situación o persona y que no se que es lo mejor?
  • Si sientes que te estas repitiendo, es decir, a lo largo de los años ciertas emociones y situaciones se repiten...cambian las personas que participan de la situación (o no, a veces es con las mismas personas) pero los pensamientos son los mismos, las emociones que se despiertan en ti son iguales.... ya sabes de que te hablo... ¿Cual es el aprendizaje subyacente en estas situaciones repetitivas? ¿ Que creencias pueden estar asociadas? ¿Que te muestra el espejo?

A veces, no encontrarás la respuesta a estas preguntas, cuando esto suceda, no te entristezcas no te enfades... recuerda que eres 97% inconsciente, así que las respuestas están ahí y tu único objetivo es despertar y hacer consciente lo inconsciente. Solo acepta, perdona y sigue adelante.

Plantéate algo... mirar el mundo con otros ojos, a las personas y las situaciones cotidianas como expresiones de amor o de falta o demanda de amor. Cuando vivas una situación que despierte en ti pensamientos y emociones desagradables...frena la inercia mental del ego y observa la situación como una demanda de amor, se que te puede parecer ilógico pero de eso se trata, de verlo todo desde el lado opuesto, y dejar de guiarnos por nuestras creencias de separación...acepta lo que sientes, pero no te identifiques con ello, son tus creencias no tu, lo que tu eres no puede ser atacado esta unido a todo y siempre esta a salvo, siempre estas frente a ti mismo ofreciendo o demandando amor, de las formas más distintas y peculiares... ahora puedes elegir algo distinto, solo para probar como un juego verlo de este modo... empieza por pequeñas cosas que te molestan... plantéate la opción de que todo lo que te rodea eres tu...es una locura de juego, pero es solo eso... un juego, prueba...Se que hacer todo esto en el momento parece una misión imposible, la mente también se entrena, y este juego como el ajedrez, también tiene estrategias, no es difícil pero requiere una buena dosis de dedicación y ganas, además de comprensión y paciencia. Si lo eliges puedes convertirte en un experto en este juego con una buena dosis de practica, y llevarte el premio, que es más paz interior, aceptación, felicidad y seguridad...

Si te has dejado llevar por la emoción del momento, la ira o la cólera, la tristeza, el miedo o la culpa...  no pasa nada, porque nos pasa a todos... porque estamos todos en el mismo camino, la única diferencia es que unos empiezan antes y otros después, nada más. Después, cuando tengas un rato, visualiza esa situación, a esa persona y déjate sentir, no observes tus pensamientos solo experimenta las sensaciones, muévete, grita, salta, golpea un cojín...experimenta y déjalo salir...

Otra técnica de liberación es la de visualizar tu cuerpo como un tanque de agua, el agua simboliza la emoción... mide el nivel de intensidad de la emoción, cuando observas mentalmente la situación en concreto con una nota del  1 al 10. Después, visualiza un grifo pegado al tanque que es tu cuerpo en el abdomen o en el pecho, y observa como lo abres liberando el agua... fíjate en como fluye y en como el nivel de agua va descendiendo... vuelve a observar la situación y siente la emoción ¿Que nota le pondrías ahora? Repite el proceso hasta que la emoción desaparezca... puedes hacerlo en varios días incluso. 

Perdona la situación después de realizar este ejercicio, y se consciente de que el otro eres tu mismo, aunque no te identifiques, que te estas diciendo, que te estas mostrando, cual es el aprendizaje implícito en la situación.

Este es un entrenamiento de toda una vida, y es importante que seas consciente de ello, el mundo parecerá igual que siempre, algunas personas y situaciones parecerá que también son iguales... la única diferencia será tu decisión a como actuar al respecto y el poder de decidir reconocer la inocencia en todas ellas... 

Las relaciones son la mejor oportunidad para conocernos a nosotros mismos, descubrir nuestra sombra, desvelar el inconsciente y sobretodo, disfrutar mucho más de la vida... 



El espejo de las relaciones
Valora este Post

Deja un comentario

Demuestra que eres human@ *